Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

Extracción de muelas de juicio – Día 1

domingo, 3 de abril de 2016

Muela de juicio retenida de forma angular
Sin duda, el dolor de muelas es algo que repercute muchísimo en nuestra vida diaria y, por eso mismo, muchas personas terminan por quitarse las muelas de juicio que son las que más incomodan en la boca. Estas generalmente dan complicaciones porque se retienen de manera que “molestan” a las demás. En mi caso tengo retenidas a las dos inferiores de forma angular, por lo cual los dientes de adelante se me empezaron a torcer un poquitin más de como estaban antes. He tenido dolores de cabeza por mucho tiempo y algunos profesionales me dijeron que me convenía sacármelas.

Entonces, decidí sacármelas el día de ayer y ¡aquí les voy a contar un poco mi experiencia! Iba a poner las fotos de las que me sacaron, pero por las dudas preferí poner un bonito dibujo jejeje (a ver si alguien se desmaya por mi culpa u.u).


Aquí vamos…

Me desperté, desayuné (algo que piden que hagas antes de la operación) y emprendí mi viaje. Tenía muchísimos nervios, más que nada por el dolor que quizá podría sentir (más allá de la anestesia) y por como me quedaría la boca después de eso.

En fin…luego de llenar una plantilla de que no se hacían cargo de lo que podría suceder (OJO, el dentista me había advertido que como atravesaba un nervio podría sentir la zona dormida luego de la operación. No tuve problema en firmar porque era algo que ya se me había informado y, aún así, yo había decidido proseguir). Apareció la ayudante del dentista y me hizo entrar al quirófano, me puso una cofia y esperé a que el doctor me atendiera.

Al principio me recordó que me iba a sacar las dos del lado izquierdo. Me colocó algo para solamente dejar mi cara al descubierto (con la textura de la cofia) y me aplico antiséptico (creo que se llama así). Posteriormente aplicó anestesia y en unos minutos ya se me había dormido la boca. Primero procedió con la de arriba ya que era la que no poseía complicación. Debo decir que me dolió un poco cuando intentaban sacarla, pero me lo aguanté porque la sacaron bastante rápido. Después la de abajo. Las diferencias con la superior es que esta fue complicada (porque, como dije anteriormente, estaba atravesada) así que tardó bastante más tiempo y usaron esa especie de taladro. Cuando terminaron la extracción, me hablaron de los cuidados postoperatorios, que son MUY importantes (para el primer día, reposo, comer comida fría, no hacer fuerza, etc). Agradecí al dentista y me marché para casa.

En el viaje tenía que retener una gasa en la boca(por una hora) para evitar que la sangre se vaya para todos lados, lo cual concentró saliva, evitando que pudiera hablar. Tenía miedo de tragar saliva, pero de vez en cuando debía hacerlo porque se me acumulaba mucha en la boca. La anestesia persistía (y continuó así hasta que llegué a mi hogar). Cuando me saqué la gasa el dolor se comenzó a esparcir por todo el costado y ahí me di cuenta que mi mejilla se había hinchado. Me comencé a poner nerviosa porque aún no tenía los medicamentos a mano (ibuprofeno y antibiótico es lo que se me recetó) y el dolor cada vez se me hacia más insoportable, pero una vez que me los pude tomar el dolor desapareció poco a poco y solo quedó esa gran masa en mi mejilla. La imposibilidad de hablar fue prácticamente todo el día como también el dolor al tragar.

Lo único que pude comer fue helado, que era lo que había, pero por la noche preparé un poco de gelatina. No pude dormir muy bien porque debía usar más almohadas para que la cabeza esté más arriba de lo usual (calculo que para evitar el sangrado y favorecer la coagulación).

¡Por ahora es lo que puedo contar!

Cuiden sus dientes, ¡nos vemos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Comenta! Tus opiniones y sugerencias son cosas que ayudan a crecer al blog ♥
Recuerda que si deseas que nos sigamos mutuamente, está la entrada de Seamos Seguidores para ello