Acompáñame a El gato negro + Experiencia Bigbox

marzo 23, 2019



¡Hola creadores! Hace un tiempo había visto un puesto de Bigbox en el Abasto Shopping y siempre me llamaba la atención. Cuando entré a la página y vi las propuestas me parecieron super interesantes, pero no tenía la oportunidad de poder comprarlo en ese entonces. Entonces, ¿cómo conseguí mi Bigbox? ¡Por Nicequest! ¿Se acuerdan que les hablé de este sitio de encuestas? (Si quieren más información, pueden pasarse por esta entrada). Justo uno de los regalos disponibles eran las experiencias Bigbox y me alcanzaban los puntos para comprar la caja Bonjour, que es de desayuno/merienda. Buscando y analizando los sitios, terminé eligiendo a El gato negro ya que tenía muchísimas reseñas positivas y, además, ofrecía muchísima variedad de comida. Empezaré contando un poco del lugar, sobre la comida y luego de la experiencia Bigbox.



El gato negro

 Av. Corrientes 1669, CABA
 Horarios muy variados (verlos aquí)
  $$ - Moderado

Ya he pasado por este lugar, me di cuenta apenas vi la vidriera. Venden especias, diferentes tipos de té y café, por lo que cuando uno entra al lugar se huele la variedad de productos que ofrecen. Pero lo más loco es que también... ¡es un restaurante!

Fachada del restaurante

Un acercamiento de las especias que venden, ¡son muchísimas!
Apenas entré, me acerqué al mozo y le comenté sobre el tema de la reservación y de Bigbox. Me invitó a sentarme mientras veía el asunto y luego se acercó preguntándome si esperábamos a la otra persona a que llegara (porque la experiencia es para dos personas), a lo que comenté que solamente estaría yo porque la otra persona que me acompañaría no pudo asistir y me presenté para no perder la reserva. Me preguntó como es que quería que me diera los platos (todos juntos o de a poco, que fue lo que pedí). Tardó varios minutos en traerme lo primero, que era el exprimido de naranja más la bruschetta de berenjenas, pero eso fue también porque estaba preparando para llevar la porción que no comería (lo que le correspondía a la otra persona -que no teman, se lo he entregado-). 

Bruschetta de berenjenas (y dice que tiene tomates asados, pero no, no tiene)
La bruschetta contiene berenjenas, cebolla caramelizada, zucchini, rúcula, parmesano en escamas, mayonesa especiada. Todo esto sobre una tostada de pan casero. Al costado había una salsa de frutillas, si mi paladar no me engaña. Este fue mi plato favorito: todos los ingredientes combinan a la perfección. No soy muy fan de la berenjena, pero la verdad es que me gustó la forma en la que la presentaron. La salsa de frutilla que va muy bien con la bruscheta, el pan está tostado y crujiente. ¡El queso es la cereza del postre! El jugo exprimido de naranja tenía hielo y estaba un poco rebajado: para mi gusto estaba bien, porque de esta manera no resultó tan ácido, sino más suave (y combina muy bien con la bruscheta).

Café + degustación de repostería
Luego de terminar de comer la bruschetta, me trajo el café con leche (por más que me encanta en té, sentía que combinaba muchísimo mejor un café con lo que traería) y 4 porciones de cosas dulces: lemon pie, cheesecake de frutos rojos, crumble de manzana y tiramisú. Estos dos últimos no estaban en la lista (reemplazaron el palo de jacob y la torta húmeda de chocolate). El café me pareció típico de cafetería, con potencia. El crumble de manzana tiene pasas y un poco de nueces. A la masa le faltaba un poco de cocción, pero las manzanas son ácidas y combinan muy bien con la azúcar en la capa de arriba, que es crujiente. ¡El lemon pie es la estrella de la degustación! Muy rico: la crema de limón es ligera, con ese gusto agradable a limón, sin necesidad de ser tan ácido; el merengue se deshace en la boca; la masa es quebradiza. El conjunto se disuelve en la boca, como si de una nube se tratase. El cheesecake de frutos rojos tiene pasas arriba (lo cual le da atención porque no me pareció realmente necesario) y tiene una mermelada de frutos rojos, la cual está muy rica. La parte media del cheesecake es suave, y la base con sabor a galletitas. Estuvo rico, aunque es un poco pesado (colocan la porción justa). El tiramisú es el segundo mejor a mi parecer. Tiene una capa fina de café arriba, espolvoreado, abajo una crema y una base empapada con café. Suave, cremoso, ¡decadente! Me hubiese gustado probar el palo jacob, porque no lo conozco, pero dentro de todo valió la pena porque el tiramisú fue un espectáculo.

Resumen de la comida: alcanza para más personas tranquilamente (yo sola comí todo esto y apenas podía caminar ligero, no tuve hambre en todo el día). Es abundante, rico, ¡un buen desayuno!

Ya hablé de la comida, ahora toca de todo lo demás. Para el tema de la reservación, contestan los mails rapidísimo y con buena onda. La atención es buena (el mozo tiene expresión seria, pero es un tipo muy amable) y el lugar está impecable. Siempre les hablo de los costos, y aunque esta vez fui con algo ya pagado (no se el valor real de cada uno de los platillos), puedo decir que los $540 que vale la experiencia lo vale, porque es para dos personas.



BIG BOX
En Bigbox hay diferentes secciones: Ñam! (Gastronomía), Omm! (Estar bien), Ahh! (Aventura), Wow! (Escapadas), Jaja! (Entretenimiento), Mix! (Blends) y Top! (Brands). Cada una de estas posee diferentes tipos de experiencias: la más barata de todas es Bonjour (que es la que elegi, incluida en Ñam!), que sale $540 y es un desayuno/merienda para dos personas. Cada restaurante/cafetería ofrece diferentes opciones para elegir (aunque algunos solo proponen una). Lo que está bueno es que la mayoría ya están calificados, lo cuál sirve muchísimo para saber como fue la experiencia de los demás y para poder hacer una elección. Una vez comprada la caja, hay que comunicarse con el sitio elegido (en mi caso, lo hice por mail porque estaba esa opción en el restaurante) y pedirles reservación en día y hora que a uno le guste (y que obviamente el lugar esté abierto). Todo el proceso es muy fácil, la plataforma es muy entendible, aunque hay casos en los que los restaurantes no sirven lo que está propuesto en la experiencia (¡por eso tienen que leer los comentarios antes de comprar!). Hay opciones no sólo para Buenos Aires, sino también para varias provincias.

En resumen: volvería a comprar alguna experiencia sin dudas, pero siempre revisando muy bien el tema de los comentarios y viendo la relación costo-cantidad de comida. También me gustaría indagar un poco más en los precios para saber si realmente conviene comprar una experiencia o no.


¡Buen fin de semana!

You Might Also Like

0 comentarios

¡Comenta! Tus opiniones y sugerencias son cosas que ayudan a crecer al blog ♥
Recuerda que si deseas que nos sigamos mutuamente, está la entrada de Seamos Seguidores para ello. Si comentas en otra entrada se considerará spam, por lo tanto, será eliminado

Entradas populares

¡Mi página de FB!